Hasta ahora hemos aprendido que el ecualizador no es una herramienta pensada para salvar composiciones incoherentes o sonidos mal registrados. Esto significa que debemos acostumbrarnos a arreglar con ecualización los problemas de composición o grabación. Tomar conciencia de esto nos ahorrará mucho tiempo y dolores de cabeza y además nos conducirá a trabajar en unas condiciones inmejorables que nos acercarán a conseguir los resultados profesionales que todos deseamos pues así es como se trabaja en la industria musical y así es como se han producido todos los discos que tenemos en nuestra mente como grandes referencias sonoras.

Debemos pensar que cuando un mezclador recibe un multipistas para mezclar, el sonido previamente ha sido trabajado por un compositor, un arreglista, un interprete profesional, un productor musical y un ingeniero de grabación….no nos debe extrañar pues que un ingeniero de mezclas profesional consiga un gran sonido en unas geniales instalaciones y con un equipo de primer nivel.

Lo que yo te propongo entonces es que te acerques los más que puedas a estos métodos de trabajos serios y que trabajes en cada fase sin excusas con la intención de conseguir un sonido impecable. Si compones un gran arreglo musical y lo materializas a la perfección en la etapa de producción verás como el trabajo de mezcla se convierte en algo muy divertido e interesante artísticamente donde tu te conviertes en un artista y no en un solucionador de problemas.

¿Por qué hablamos de esto en un tutorial sobre ecualización? el ingeniero amateur suele pensar que todo se arregla con EQ y no es así.

Este video trata sobre todos aquellos aspectos del sonido que debemos conocer antes de ponernos al timón de un ecualizador.

 

 

MI PREGUNTA

“¿Que sencillas costumbres de producción y mezcla te han llevado a conseguir grandes resultados?”.